miércoles, 20 de marzo de 2013

TARTA DE SAN MARCOS (PARA SAN JOSÉ)





Postre delicioso para el Día del Padre, a priori bastante tareoso de hacer pero al final como que no, simplemente es cuestión de organizarse bien.


Vamos a hacer varias cosas: un bizcocho, almíbar para bañarlo, dos rellenos (uno de nata montada y otro de nata trufada) y una cremita de yema tostada, que al final se unirán para formar un todo realmente golosón.


Empezamos por el bizcocho: es la parte un poco especial de mi receta porque, como ya he comentado alguna vez, entre mi horno y yo existe una relación amor-ODIO (la última con mayúsculas) un tanto especial. Somos como esos matrimonios de jubilados que van siempre juntos y siempre van peleando.  Así que un bizcocho normal de cuatro huevos, 100 grs. de harina y 100 grs. de azúcar pasaron a convertirse en:


·         10 huevos (sí, no leéis mal)

·         250 grs. de harina

·         250 grs. de azúcar


con el único interés de que saliera un bizcocho medio decente en un molde desmontable de 23 cms.  Estoy completamente segura que vuestros hornos son más fieles que el mío, así que sólo es cuestión de ir probando.


Primero separé las yemas de las claras.  Batí las primeras con el azúcar hasta que blanquearon y aumentaron de volumen. Añadí poco a poco la harina tamizada y ligué bien.


Batí las claras a punto de nieve fuerte, con una cucharadita de cremor tártaro.  Las incorporé a la mezcla anterior con una paleta y movimientos envolventes suaves.


Vertí en el molde, previamente encamisado y horneé en el horno precalentado a 180º hasta que al pinchar la aguja, salió seca (sin dejar que el bizcocho se dorara y quedara más bien blanquito).


Mientras se horneaba el bizcocho preparé lo demás:

-      En un cazo puse a calentar un vaso de agua con 100 grs. de azúcar, media ramita de canela y un trozo de piel de limón.  Al romper a hervir añadí medio vasito de brandy y dejé que redujera un poco.  Aparté y dejé enfriar.

-      Hice la nata montada: en el vaso de la batidor bien frío batí hasta montar 200 ml. de nata con 75 grs. de azúcar.  Una vez lista, reservada en el frigo.

-      Hice la crema trufada: igual que la anterior, pero añadiendo 2 cucharadas soperas de cacao en polvo una vez estuvo montada la nata. Igualmente, reservada en el frigo.

-      Llegó el turno de la crema de yema: en un cazo puse a calentar 75 ml. de agua más 125 grs. de azúcar, dejé que cociera unos 5 minutos y puse a enfriar.  En un bol, batí cuatro yemas de huevo con 80 grs. de maicena, bien ligada, e incorporé al almíbar (ya frío) y calenté de nuevo, sin parar de remover, a fuego suave hasta que espesó.  Aparté y dejé enfriar.

Una vez con el bizcocho horneado, frío y desmoldado, procedí a cortarlo en tres discos con la ayuda de una segueta de pastelería.  Coloqué el primer sobre el plato de presentación, lo bañé con el almíbar y puse la primera capa de relleno: la de nata montada.

Coloqué encima el segundo disco, bañé de nuevo con el almíbar y puse la capa de crema trufada.

Coloqué el último disco, bañé con el almíbar y cubrí con la yema tostada.  Espolvoreé por encima con azúcar, que quemé con la ayuda del soplete.  Monté 200 ml. de nata con 2 cucharadas de azúcar y cubrí el contorno de la tarta; para terminar, también cubrí los laterales con almendra crocanti y coloqué unos bombones de adorno.

¡Qué parrafada, ¿verdad?! Pero el esfuerzo vale la pena, la tarta estaba no solo espectacular (pedazo de bizcochón que me salió), sino que además, estaba bueníííííísima.


3 comentarios:

Susana dijo...

Mmmmmmmm, que delicia! vaya corte!!! buenisima. saludos

JL Gupanla (Mis Deliciosas Comiditas) dijo...

QUE RICOOOOOO!!!!!, y seguro que el trabajo no e spara tanto, es más el escribirlo que el trabajo en si...y el resultado ESPECTACULAR!!!!!
Que sepas que me la copio, la tengo que hacer.....!!!!!!
bsss!!

platanoychocolate dijo...

Te he dejado un regalito en mi blog
platanoychocolate.wordpress.com