domingo, 13 de abril de 2014

CAKE DE NARANJA





He aquí un bizcocho realmente delicioso y muy apetecible a cualquier hora, vamos a necesitar:

·         150 grs. de harina
·         8 grs. de levadura Royal
·         125 grs. de azúcar
·         2 huevos
·         125 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
·         Ralladura de una naranja
·         1 vaso de zumo de naranja
      Azúcar glass para decorar

Nos ponemos manos a la obra:

Precalentamos el  horno a 180º, mientras mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee.  Añadimos los huevos uno a uno, esperando a que se incorpore el primero antes de añadir el otro.  Ahora añadimos el zumo de naranja y la ralladura.  Por último, añadimos la harina con la levadura, tamizadas y mezclamos hasta que la masa esté homogénea.



Vertemos la masa en un molde engrasado y enharinado, en mi caso, de tipo plumcake de unos 15 cm. de largo, y horneamos durante unos 40-50 minutos o hasta que pinchando la aguja, ésta salga limpia.

Apagamos y abrimos el horno pero dejamos el bizcocho dentro unos diez minutos.  Una vez templado, desmoldamos y dejamos enfriar sobre la rejilla. 

Para terminar, yo le espolvoreé azúcar glass por encima

Esta receta viene de la mano de Isabel, de La cocina de Frabisa.



sábado, 29 de marzo de 2014

BROWNIE CON TARTA DE QUESO Y COOKIES




Tarta doblemente lujuriosa, sólo apta para golosos empedernidos.  Vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

PARA EL BROWNIE

-150 grs. de chocolate negro
- 125 grs. de mantequilla
- 125 gr. de azúcar
- 80 gr. de harina
- 4 huevos
- 50 grs. de nueces, en mi caso, como tenemos en casa problemas de alergias, las sustituí por minicookies.


PARA LA TARTA DE QUESO

- 300 grs de queso de untar tipo
philadelphia
- 50 grs de azúcar
- 2 huevos
- 1 cucharadita de azúcar o esencia de vainilla

-minicookies para adornar
-sirope de chocolate

Empezamos haciendo el brownie: Fundimos al baño María el chocolate con la mantequilla.  Una vez fundidos, apartamos y dejamos atemperar.  En un bol, colocamos los huevos, los batimos, añadimos el azúcar y vuelta a batir.  Añadimos el chocolate fundido poco a poco, la harina tamizada y un puñado de cookies.  Vertemos en el molde engrasado y enharinado.

Vamos a por la tarta de queso: Batimos el queso crema con el azúcar, la vainilla y los huevos hasta ligar bien.  Vertemos encima de la masa líquida de brownie muy despacito o con la ayuda de una cuchara.  Colocamos unas cookies de  adorno por encima e introducimos en el horno, precalentado a 180º durante unos 45 min. (según horno).  Podemos cubrir con papel de aluminio para que no se nos tueste demasiado.  Pinchamos con una aguja para ver si sale limpia y ya tenemos lista nuestra tarta doble.  Apagamos el horno y dejamos atemperar con la puerta medio abierta.  Una vez fría, desmoldamos. le añadimos sirope de chocolate por encima y ¡a disfrutar!

sábado, 22 de marzo de 2014

BIZCOCHO DE LAS CARMELITAS DESCALZAS DE SEVILLA





Hace dos domingos, mi amiga Carmen, siguiendo una tradición, me tenía reservado un regalito, acompañado de sus mejores deseos de salud y suerte: un vaso con masa madre para hacer este rico bizcocho.  Es una receta muy antigua se requieren 10 días para su elaboración, sin usar ningún aparatejo moderno ni frío ni otros artilugios, simplemente una cuchara.  Sea el día que sea cuando te lo regalen, tienes que empezar a elaborarlo el jueves para terminar de hacerlo dos sábados más tarde, tal que así:

JUEVES: Se vierte el contenido del vaso en un recipiente más grande y se añade un vaso de azúcar y otro de harina.  No se mezcla.

VIERNES: Se mezcla con una cuchara.

SÁBADO: No se toca.

DOMINGO: No se toca.

LUNES: Se añade un vaso de leche, otro de azúcar y otro de harina.  No se mezcla.

MARTES: Se mezcla con una cuchara.

MIERCOLES: No se toca.

JUEVES: No se toca.

VIERNES:  No se toca.

SÁBADO: ¡Por fín! Se apartan tres vasos de masa obtenida (masa madre) para regalar a tres personas a las que deseamos también salud y suerte.

Al resto de la masa que nos queda añadimos: 

  • 2 vasos de harina
  • 1 o 1,5 vasos de azúcar
  • 1 vaso de aceite
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de nueces o almendras picadas
  • 1 vaso de pasas sin pepitas previamente enharinadas
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de canela
  • 1 pizca de vainilla
  • 1 manzana pelada y cortada en daditos
  • ralladura de una naranja
Se mezcla todo bien con la cuchara y se vierte en un molde engrasado y enharinado.  Se hornea a 180ª entre 40-60 minutos, según horno.

El resultado es un bizcocho para nada seco, sabroso y contundente, y es que la mano de Dios se nota.

¿Para quién irán estos tres regalitos...?


sábado, 8 de marzo de 2014

APPLE CHEESECAKE (O LO QUE ES LO MISMO, TARTA DE QUESO CON MANZANA)





La tarta de queso es una de las favoritas en casa y paseando por la red vi esta receta que incluye manzana en su elaboración ¡y no me pude resistir! El resultado es fabuloso, una tarta cremosita como suele ser la de queso pero con la frescura y ligereza que le aporta la manzana.

Necesitamos:


Un paquete de galletas maría
125 grs. de mantequilla
500 grs. de queso de untar
125 grs. de azúcar
2 huevos
40 grs. de  maicena
4 manzanas
Ralladura de una naranja
Mantequilla para pintar el molde y dorar la manzana

Empezamos preparando la base, triturando las galletas maría dentro de una bolsa con la ayuda de un rodillo, se hace rapidísimo y salen pulverizadas.  En una sartén a fuego suave, derretimos la mantequilla y vertemos las galletas pulverizadas, mezclamos bien formando una pasta.  La vertemos sobre el molde que utilicemos (en mi caso, uno redondo de 23 cm. de diámetro), con la base cubierta con papel de hornear y las paredes untadas con un poco de mantequilla.  Metemos un rato en el frigo mientras hacemos el relleno.

Pelamos y cortamos en gajos finos las manzanas y las doramos en una sartén con mantequilla.  Espolvoreamos un poco de azúcar para que se caramelicen.  Apartamos del fuego y reservamos.

Vamos a por la crema de queso: separamos las claras de las yemas.  Batimos a punto de nieve las primeras y reservamos las segundas.

Batimos el queso de untar con la ralladura de naranja y el azúcar.  Añadimos las yemas y la maicena.  Ligamos bien.  Incorporamos las clara a punto de nieve, suavemente y con movimientos envolventes.

Ahora a montar la tarta: sacamos el molde con la base de galletas del frigo, colocamos la mitad de los gajos de manzana caramelizada encima, vertemos la crema de queso y terminamos con el resto de la manzana.   Espolvoreamos un poco de azúcar por encima e introducimos en el horno, precalentado a 180º.  Dejamos hacer unos 50-45 min.  Una vez cuajada podemos dar un poco de grill para quemar el azúcar o bien quemarla con la ayuda de un soplete. Dejamos enfriar antes de desmoldar.

lunes, 20 de enero de 2014

ROSQUILLAS DE NARANJA


Estas rosquillas son ideales para acompañar a una buena taza de té en una fría tarde de invierno como la que hizo ayer. No son complicados de hacer, simplemente hay que tener un poco de fuerza de muñeca y paciencia a la hora de ligar la masa, pero el resultado merece la pena.  Os confieso que en realidad lo que quise hacer son crullers, dulce parecido a los donuts pero no tenía una boquilla  lo bastante grande y se quedaron en rosquillas; de todas formas, el resultado, ¡de rechupete!

Necesité (para unas 30 rosquillas):

  • 250 ml. de leche
  • 160 grs. de harina
  • una pizca de sal
  • 50 grs. de azúcar
  • piel de naranja (sin la parte blanca)
  • ralladura de naranja
  • 2 huevos (separé la clara de uno)
  • 90 grs. de mantequilla
  • un poco de leche
  • aceite de girasol (para freír)
  • azúcar (para rebosar)
En un cazo puse a calentar la leche con el azúcar y la ralladura y piel de naranja.  Cuando rompió a hervir, añadí la mantequilla y removí hasta disolver. Retiré la piel de naranja y añadí de golpe toda la harina y, con la ayuda de una cuchara de madera, cociné unos 10 minutos para que ésta perdiera toda la humedad.

Pasé la mezcla a un bol, añadí un huevo y la yema del otro ligeramente batidos.  Cuando todo estuvo bien integrado, agregue la clara y ligué bien.  La masa quedó espesa y fui agregando poco a poco leche caliente hasta que quedó más ligera.

Metí la mezcla en una manga pastelera con una boquilla de estrella, cuanto más ancha, mejor, pero como ya os dije, usé la más ancha que tenía y mis crullers se quedaron en rosquillas.

Corté cuadraditos de papel de hornear y dibujé por el revés unos círculos.  Con la manga fui haciendo rosquillas sobre los papelitos.  

aquí veis como me quedaron

En una tartera con aceite de girasol calentito fui introduciendo las rosquillas que, conforme se van calentando se van despegando del papel, que se retira fácilmente con unas pinzas (se pueden volver a reutilizar).  Las fui friendo de cuatro en cuatro y sacando a escurrir sobre papel de cocina.  Una vez fritas todas, las rebocé con azúcar y ya estaban listas.

Como veis en la foto, en la última fritada me dió el antojo de hacer unas espirales, que quedaron bastante cuquis.

jueves, 9 de enero de 2014

ROSCÓN DE REYES






El año pasado hice el primer roscón de reyes de mi vida. No hay rastro de él en la red, ¿por qué?, porque aunque salió bonito y la casa se inundó de un delicioso aroma, cuando lo fuimos a tomar estaba duro como un peñasco. 



Entre que yo pensé que eso había ocurrido porque lo hice de un día para otro y lo cabezona que soy (por mucho que diga mi marido que lo deje por imposible, que la repostería no es lo mío), este año me lié de nuevo la manta a la cabeza a ver qué tal se me daba.



Con todos los ingredientes a mano, me puse a amasar a las 23:45 del 5 de enero, tras venir de la cabalgata, cenar y mandar a todos a la cama (si eso no es ser cabezona que venga alguien y que lo diga), y sobre las 1:00 dejé el bollo de masa reposando tapadito dentro del horno hasta la mañana siguiente. A las 8:30 del día 6 le di forma a los roscos (salieron dos) y los horneé dos horitas más tarde. El resultado, ¡genial! Tiernos ese día y el siguiente y no sé si hubieran aguantado igual el tercero, porque a éste no llegaron.



Para hacerlos seguí la receta de Su (Webos fritos), y son roscones con masa madre. Estos son los ingredientes que necesité:



Para hacer el azúcar glass aromatizado:


120 g de azúcar glass La piel de medio limón

La piel de media naranja



Para  la masa madre:


70 g de leche entera
10 g de levadura fresca de panadería
1 cucharadita de azúcar
130 g de harina de fuerza



Para la masa:


450 g de harina de fuerza
1 pellizco de sal
Los 120 g de azúcar glass aromatizado con el limón y la naranja

60 g de leche entera 70 g de mantequilla a temperatura ambiente 2 huevos medianos
20 g de levadura fresca de panadería
un chorrito de agua de azahar


Para la decoración:

Huevo batido
Azúcar humedecido con unas gotas de agua
Naranjas confitadas
Guindas en almíbar

Elaboración:

Empezamos haciendo la masa madre.  En un vaso ponemos la leche tibia y disolvemos en ella la levadura, dejando que repose unos 10 minutos. En un bol colocamos la harina, el azúcar y la leche con la levadura y mezclamos formando una bola de masa que introducimos en un recipiente con agua tibia y dejamos reposando hasta que la bola flote (unos 10-15 minutos). Ya tenemos lista la masa madre.

En otro bol grande tamizamos la harina y con los dedos formamos un volcán en el centro y dentro añadimos de nuevo el resto de leche donde habremos disuelto el resto de levadura y todos los ingredientes, incluyendo la masa madre.  Amasamos hasta formar una bola elástica y no pegajosa.  Yo utilizo una amasadora con los ganchos de amasar para la primera parte, y cuando ya está todo integrado, vuelco la masa sobre la encimera aceitada y la amaso manualmente hasta formar una bola.  Si vemos que la masa se nos resiste o contrae, la dejamos descansar 5 minutos y seguimos amasando.

Una vez lista, la introducimos en un bol untado con aceite y la tapamos con film transparente también untado con aceite y la dejamos reposar (yo dentro del horno apagado), unas cinco horas.

Pasado este tiempo, habrá doblado su volumen.  La sacamos para dar forma al roscón.  Yo, esta vez, hice dos así que dividí la bola en dos partes.  Amasamos un poquito y dejamos reposar 5 minutos.  Después, con ayuda de los dedos, vamos abriendo un  agujero en el centro, poco a poco, hasta hacerlo del tamaño típico; colocamos el roscón en la bandeja del horno forrada con papel de hornear e introducimos dentro un aro de emplatar untado en aceite para que no se cierre el agujero. Tapamos con un paño de algodón y dejamos reposar hasta que doble su volumen (más o menos, unas dos horas).

Tras el reposado, sacamos y pincelamos con suavidad, con un huevo batido y decoramos con naranjas confitadas, guindas en almíbar y azúcar humedecida un pelín con agua para que quede grumosa. Introducimos en el horno precalentado a 200º, calor arriba y abajo, a los 10 minutos bajamos a 180º y colocamos encima papel de aluminio para que no se nos tueste demasiado. El tiempo total de horneado será de unos 20-25 minutos más o menos, según horno.  Una vez listo, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.  Una vez frío lo podemos cortar por la mitad y rellenar con nata o con lo que más nos guste.

Yo hice uno relleno de nata para el café del almuerzo, y otro sin para ir y venir a la cocina durante todo el día de Reyes. Y os aseguro que el año que viene repito.