lunes, 20 de enero de 2014

ROSQUILLAS DE NARANJA


Estas rosquillas son ideales para acompañar a una buena taza de té en una fría tarde de invierno como la que hizo ayer. No son complicados de hacer, simplemente hay que tener un poco de fuerza de muñeca y paciencia a la hora de ligar la masa, pero el resultado merece la pena.  Os confieso que en realidad lo que quise hacer son crullers, dulce parecido a los donuts pero no tenía una boquilla  lo bastante grande y se quedaron en rosquillas; de todas formas, el resultado, ¡de rechupete!

Necesité (para unas 30 rosquillas):

  • 250 ml. de leche
  • 160 grs. de harina
  • una pizca de sal
  • 50 grs. de azúcar
  • piel de naranja (sin la parte blanca)
  • ralladura de naranja
  • 2 huevos (separé la clara de uno)
  • 90 grs. de mantequilla
  • un poco de leche
  • aceite de girasol (para freír)
  • azúcar (para rebosar)
En un cazo puse a calentar la leche con el azúcar y la ralladura y piel de naranja.  Cuando rompió a hervir, añadí la mantequilla y removí hasta disolver. Retiré la piel de naranja y añadí de golpe toda la harina y, con la ayuda de una cuchara de madera, cociné unos 10 minutos para que ésta perdiera toda la humedad.

Pasé la mezcla a un bol, añadí un huevo y la yema del otro ligeramente batidos.  Cuando todo estuvo bien integrado, agregue la clara y ligué bien.  La masa quedó espesa y fui agregando poco a poco leche caliente hasta que quedó más ligera.

Metí la mezcla en una manga pastelera con una boquilla de estrella, cuanto más ancha, mejor, pero como ya os dije, usé la más ancha que tenía y mis crullers se quedaron en rosquillas.

Corté cuadraditos de papel de hornear y dibujé por el revés unos círculos.  Con la manga fui haciendo rosquillas sobre los papelitos.  

aquí veis como me quedaron

En una tartera con aceite de girasol calentito fui introduciendo las rosquillas que, conforme se van calentando se van despegando del papel, que se retira fácilmente con unas pinzas (se pueden volver a reutilizar).  Las fui friendo de cuatro en cuatro y sacando a escurrir sobre papel de cocina.  Una vez fritas todas, las rebocé con azúcar y ya estaban listas.

Como veis en la foto, en la última fritada me dió el antojo de hacer unas espirales, que quedaron bastante cuquis.

2 comentarios:

JL Gupanla dijo...

Que ricas rosquillaaaassss!!!!!, ahora me tomaba un earl grey con 3 o 4 de estas...ja, ja, ja....!!! bsss!!

MªJosé dijo...

tienen una pinta estupenda, parecen rosquichurros, mándame unos cuantos, los probaré algún día, como se que tienes la receta tu no se me escapa jajajaa
besossss